Dilema ASEAN: Hacer Frente Común Contra China

Dilema ASEAN: Hacer Frente Común Contra China

Por Tim Daiss

Los desacuerdos siguen complicando las relaciones de China con sus vecinos más pequeños del sudeste asiático a medida que ambos lados continúan enfrentándose en torno a los reclamos territoriales en el Mar de Sur de China. Pero en realidad no hay competencia.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN por sus siglas en inglés), que incluye a Brunei, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam, quiere que China acceda a un código de conducta en el Mar de Sur de China, pero no puede llegar a un consenso sobre cómo hacerlo. China, por su parte, es sin duda el chico grande del barrio y no tiene ningún incentivo para firmar un acuerdo así.

Entre el 15 y 20 de noviembre la cumbre ASEAN se llevó a cabo en Phnom Penh, Camboya. A pesar de que se habló bastante, incluyendo al presidente Barack  Obama y promesas de China para llegar a un acuerdo pacífico por las disputas en el Mar de Sur de China, no hubo consenso en ASEAN y el código de conducta sigue lejos.

También hubo disputas durante la cumbre ASEAN-China en Pattaya, Tailandia en octubre 29 cuando dirigentes de ASEAN protestaron que China estaba entorpeciendo esfuerzos para empezar conversaciones multilaterales sobre el código de conducta.

¿Por qué tanto problema con el Mar de Sur de China? La disputa es por vías marítimas estratégicas y especialmente por petróleo y gas, y mucho de ello, de acuerdo a fuentes chinas.

A pesar de qué los datos varían, un estudio chino estima las reservas de petróleo del Mar de Sur de China en unos 213.000 millones de barriles. Un informe de 1993 de la agencia de EEUU Geological Survey USGS calculó que las reservas descubiertas y por descubrir en cuencas marítimas del Mar de Sur de China en 28.000 millones de barriles.

El gas natural es más abundante, de acuerdo al USGS, que estima que entre 60 y 70% de los hidrocarburos son gas natural y calcula las reservas de gas descubierto y por descubrir en cuencas marítimas en 266 billones de pies cúbicos (Tcf).

Código de conducta

El nombre indica lo que es: un acuerdo para mantener a todos los partícipes en línea, ojalá con buen comportamiento –algo que ha hecho falta en el Mar de Sur de China así como en el Mar del Este entre Japón y China recientemente.

Carl Thayer, profesor en la Academia de Fuerzas de Defensa Australiana, dijo que el propósito del código de conducta es regular el comportamiento de estado hasta que las disputas de soberanía sean resueltas.

“La ASEAN está intensamente divida en este tema y no puede llegar a un consenso para un mecanismo de implementación apropiado, sin el cual el código de conducta sería inofensivo”, dijo Thayer.

“No hay un remedio instantáneo para resolver este tema”, añadió.

El Dr. Harsh V Pant del departamento de estudios de defensa de King’s College en Londres dijo que hay intereses muy enfrentados y que no todos los países ASEAN tienen tanto en juego en el Mar de Sur de China.

“Para unos países hay más interés y para otros no vale la pena entorpecer sus mejorados lazos con China”, dijo Pant.

Thayer por su parte llamó la atención a otro problema al decir que la ASEAN no puede ponerse de acuerdo sobre cuando involucrar a China en las negociaciones.

“Las Filipinas, con apoyo de Vietnam, comparten que la ASEAN redacte una propuesta y que se le presente a China. Otros, Indonesia y Camboya, quieren involucrar a China antes”, dijo.

El enfrentamiento de las Filipinas con China se intensificó entre abril y julio en Scarborough Shoal en el Mar de Sur de China cuando barcos de ambas naciones se enfrentaron con poco más que piedras, mientras embajadores y diplomáticos discutían, y había mucho sableo, sobre todo por parte de China.

Las Filipinas reclama Scarborough Shoal como parte de su zona económica exclusiva de 200 millas, mientras que China rechaza ese reclamo y dice que la zona fue incluida como territorio chino desde el siglo 13.

Vietnam desde hace décadas también disputa con China las islas ricas en hidrocarburos de Paracel, en la costa de Vietnam, en el Mar de Sur de China. Tras un breve pero intenso enfrentamiento naval en 1974 que el Sur de Vietnam perdió, China ha mantenido control sobre gran parte de las islas a pesar de las protestas vehementes por parte de Vietnam.

El fracaso de ASEAN al lograr un consenso contra China también salió a relucir en julio cuando los cancilleres de la ASEAN no pudieron avanzar sobre el tema del Mar de Sur de China. Las disputas impidieron a la ASEAN firmar una declaración conjunta por primera vez en 45 años.

En septiembre Washington se involucró cuando la Secretario de Estado Hillary Clinton se reunió con dirigentes de la ASEAN para hablar sobre el Mar de Sur de China e instó a los países a hacer un frente común contra China.

En su momento China prometió garantizar la libertad de navegación en el Mar de Sur de China y aseguró a Clinton que estaban dispuestos a trabajar sobre un código de conducta para resolver disputas.

Sin embargo, parece que China solo aplacaba a Clinton con falsas promesas, similar a sus pronunciamientos la semana pasada.

El Dr. Pant dice que China puede prometer todo lo que quiere pero que es una cuestión de “confianza en las promesas chinas”.

“Considerando el reciente comportamiento de China, ahora hay pocos que estén dispuestos a creer en promeses chinas”, dijo. “Claramente sería contraproducente que China impidiera la libre navegación en el Mar de Sur de China porque solo galvanizaría la oposición a China en la región y más allá. La definición de expansión de los intereses chinos sigue siendo un gran problema”.

Sobre cuándo se podría aprobar el código, Pant dijo ser muy escéptico que China llegaría a acuerdo con la ASEAN a corto plazo o en el futuro.

“China ha exitosamente logrado dividir y conquistar a la ASEAN y al hacerlo logró posicionarse con bastante fuerza”, dijo.

Pant añadió que la ASEAN ya no está dispuesta a negociar como bloque, como se expuso en encuentros recientes en que Camboya apoyó a China, así que no hay un incentivo real de Beijing.

Al preguntarle cuándo podría firmarse el código, fue franco.

“No aguantes la respiración”, respondió.

Add Comment

By posting your comment, you agree to abide by our Posting rules

Text

Comments (1)

© 2013 Energy Tribune

Scroll to top