Muy Grande Para Cumplir: El Gigante Chino Sinopec Castigado por Degradación Ambiental

Por Tim Daiss

Los tres titanes petroleros de China están acostumbrados a salirse con la suya. Después de todo, las empresas son instrumentales para garantizar el suministro nacional e internacional de hidrocarburos necesarios para poder mantener la enorme economía china expandiéndose. Sin embargo, al fin puede que haya un límite a lo que se les permite hacer.

El drama se transmitió ante una audiencia de la televisión china oficial CCTV en septiembre.

Sinopec “siempre amenaza al gobierno central asegurando que lo que ellos hacen es por el beneficio de la economía nacional y el bienestar de las personas”, grito durante un encuentro transmitido por CCTV Zhou Quan, director del buró de inspección ambiental en el Departamento de Protección Ambiental de Guangdong.

“Pues, el medio ambiente es el bienestar de las personas”, añadió.

La agencia de Guangdong dijo que tres subsidiarias de Sinopec en el sur del país han abiertamente ignorado reclamos de gobiernos locales para detener sus prácticas contaminantes durante los últimos años.

Las subsidiarias de Sinopec fueron acusadas de serias violaciones ambientales y riesgos laborales en sus refinerías. El ministerio chino de Protección Ambiental realizó una auditoría de las plantas de Guangzhou en el primer semestre del año y publicó sus resultados en septiembre 26. Las tres subsidiarias tienen una capacidad combinada de 18 millones de toneladas métricas al año, de acuerdo a China Daily.

El día siguiente Sinopec ordenó el cierre de las tres plantas durante 20 días para corregir las violaciones. La empresa emitió un comunicado prometiendo crear un equipo especializado para investigar las tres subsidiarias.

“Las personas encargadas de las subsidiarias serán severamente castigados dependiendo de los resultados de la investigación”, el comunicado decía.

Lü Dapeng, vocero de Sinopec, dijo al Global Times de China que “a lo largo de los últimos años hemos logrado controlar el problema de contaminación”, añadiendo que el incidente era un caso aislado.

Sin embargo, Ma Jun, un ambientalista reconocido de china no está de acuerdo.

A veces la oficina local de la agencia de protección imponen multas de solo 10.000 Yuan ($1.586) a 20.000 Yuan a las refinadoras, solo para demostrar que han hecho su trabajo”, dijo Ma.

Dijo que a empresas como Sinopec no les importan esas multas y que el resultado final es que las refinadoras continúan contaminante los ríos del país.

“El gobierno necesita aumentar las multas y demostrar su determinación en relación a la protección ambiental”, dijo.

Sin embargo, el gigante petrolero tiene una sección sobre “responsabilidad social” en su página corporativa.

Al resaltar las prácticas ambientales de Sinopec, dice que es “nuestra aspiración desarrollarnos en una empresa amigable al medio ambiente y eficiente con los recursos”.

Puede que Sinopec pueda darle vuelta a la historia y asegurar que es amigable al medio ambiente, pero los hechos dicen lo contrario.

En la primera mitad del año, el MEP reportó 26 casos de contaminación en China, nueve de ellos relacionados a las subsidiarias de Sinopec.

Al final de 2009 la organización ecologista Greenpeace aseguró que 18 multinacionales y corporaciones chinas, incluyendo a Sinopec, violaban las regulaciones ambientales.

“Es aterrados que estas empresas que son líderes en su respectivas industrias ni siquiera lograron obedecer las regulaciones ambientales más elementales de China”, dijo Tianjie Ma, un alto cargo de Greenpeace en ese momento.

 

Muy grandes para cumplir

Persisten dos problemas. El primero es el tamaño de Sinopec. Sinopec es enorme y quinta en la lista de Fortune 500 desde julio 2012, la más alta de todas las empresas chinas. La empresa reportó 2,55 billones de Yuan ($402.000 millones) de beneficio en 2011. Sinopec es la refinadora y productor de petróleo más grande China, con la segunda capacidad de refino más grande del mundo.

De hecho, Sinopec es tan grande que le meten miedo a las agencias ambientales locales que a menudo no pueden enfrentarse al músculo financiero y político de la empresa.

“Como una de las empresas más grande, Sinopec se ha vuelto tan poderosa e influyente que hasta los gobiernos provinciales tienen problemas para enfrentarla”, Ma Jun dijo.

En los encuentros transmitidos por CCTV Zhou dijo que “algunos departamentos de gobiernos locales no se atreven a inspeccionar o supervisar a Sinopec aún después de confirmar que la empresa estaba contaminando excesivamente”.

“Departamentos de distritos inspeccionaron las tres subsidiarias muchos veces, ¿pero nunca encontraron ningún problema?” Zhang Zhimin, líder de uno de los equipos de inspección preguntó.

No es solo que Sinopec intimide, pero las autoridades locales son a menudo complacientes.

De acuerdo al estudio de 2010 “Problemas para un agua responsable en China” de Responsible Research.com, muchas autoridades supervisoras de gobiernos locales chinos están limitadas por presupuestos insuficientes, y dirigentes locales se ven obligados a equilibrar la promoción de crecimiento industrial local con hacer cumplir medidas estrictas de calidad de agua.

“El dominio de empresas controladas por el estado en ciertas regiones e industrias representa complicaciones adicionales”, el informe dice.

Ma de Greenpeace dijo que los gobiernos locales deben exigir responsabilidad a las empresas por violar las regulaciones y que básicamente están permitiendo a estas empresas irrespetar las políticas del gobierno central.

Sin embargo la marea parece estar cambiando. La población china está contraatacando. Los medios reportan cada semana, a veces a diario, sobre la frustración, la ira, y sobre las protestas y marchas en torno a la calidad del aire y la contaminación del agua.

Las personas protestando contra la construcción de una plata eléctrica usando carbón en Yinggehai, en la isla Hainan, lanzaron ladrillos a la policía el 21 de octubre. La policía respondió con gas lacrimógeno y hubo varios heridos.

CCTV reportó que la transmisión sobre Sinopec en septiembre “generó ira” entre los televidentes. Interesantemente, el día de la transmisión, las acciones de Sinopec cayeron 5,1 por ciento en la bolsa de Shanghai.

El 21 de octubre, Sinopec puso a andar uno de las planta de 104.000 bpd de capacidad en Guangzhou, Reuters dijo. Un funcionario dijo que la refinadora fue puesta a andar después de pasar una revisión ambiental y con la autorización de la sede central.

© 2013 Energy Tribune

Scroll to top