El Frío y la Nieva Vuelven con el Invierno

Por Art Horn

El invierno pasado fue un buen descanso para los estadounidenses. Después de una serie de tormentas severas, el invierno pasado fue inusualmente más suave con mucho menos nieve de la que ha caído en Norte América en los últimos cinco años. Con los precios de la gasolina consistentemente altos, el clima suave del año pasado permitió a los estadounidenses pagar muy poco por la energía durante un periodo prolongado de problemas económicos. Hace un año el precio promedio de un galón de gasolina fue 3,47 dólares, y hoy está a 3,69 dólares, un aumento de 22 centavos. El diesel cuesta unos 4,12 el galón, o 29 centavos más que el año pasado. ¿Seremos tan afortunados este invierno con un clima que el del año pasado? Probablemente no.

Los inviernos en EEUU se están haciendo más fríos y más nevados. De hecho, a lo largo de los últimos 15 años, los inviernos de EEUU han ido enfriándose a un ritmo de 1,99 grados Fahrenheit por año desde 1998. ¿Por qué escoger 1998 para analizar el rápido descenso de las temperaturas? La razón es que hasta 1998 los inviernos en EEUU habían estado aumentando a un ritmo de 1,92 Fahrenheit desde 1977. El aumento de dos décadas tocó techo en 1998. En 1977 fue aproximadamente el comienzo de una fase caliente del Pacific Decadal Oscillation (PDO). Este proceso de entre 20 y 30 años de calentamiento y enfriamiento del Océano Pacífico está muy relacionado con periodos de entre 20 y 30 años de calentamiento y enfriamiento de la temperatura promedio mundial. El PDO ha estado en su etapa fría desde los 1940s. En 1977 pasó a su etapa caliente y en ese punto los inviernos de EEUU empezaron a calentarse. Hay evidencia de que el PDO ha vuelto a su etapa fría. De hecho parece que ese cambio ocurrió en 1998.

Como resultado de estos cambios nuestros inviernos han empezado a enfriarse y nieva más. Los inviernos en 2008 y 2011 fueron los cuatros inviernos consecutivos más nevados en los últimos 45 años en Norte América. Algunos intentaron echarle la culpa de las nevadas sin precedentes en el Atlántico medio al cambio climático. Estas suposiciones se hicieron sin mencionar los ciclos naturales inspirados por los cambios en el PDO. El hecho es que esta bajada de temperaturas y el aumento de nevadas eran inclusive más grandes que el invierno pasado. Si excluimos el invierno pasado y vemos la tendencia en EEUU desde 1998, los inviernos se han estado enfriando a un ritmo insostenible de 3,20 Fahrenheit por década. El invierno pasado fue un buen ejemplo de qué tan variable es la naturaleza. A lo que me refiero con variabilidad natural es la tendencia atmosférica de variar de un año a otro dentro de una tendencia general. El resultado de esta variabilidad es que lo que pasó el invierno pasado y no es indicativo de lo que pasará este invierno.

¿Así que quiere decir esto para el invierno de 2012/13? Es probable que la tendencia a largo plazo en EEUU sea que las temperaturas y las nevadas recuperarán la tendencia previa al invierno pasado. La National Oceanic and Atmospheric Adminsitration usa eventos de El Niño (agua caliente) y La Niña (agua fría) en el Océano Pacífico como guía, unido a fenómenos atmosféricos, para predecir los inviernos. Hubo indicios de que El Niño se iba a desarrollar este otoño con impacto significativo este invierno. El Niño no ha logrado arrancar y puede que no venga. Es típico que durante la fase de frío del PDO que haya menos y más suaves fenómenos de El Niño. Esto ha confundido a la NOAA hasta el punto que se rindieron de pronosticar temperaturas para el centro y este del país este invierno.

Sin El Niño o La Niña este invierno parece que regresaremos a la tendencia a largo plazo dictada por el cambio de PDO a una fase fría, la que dominará este invierno de EEUU. Con la tensión global y los precios de combustibles altos, un invierno más frío y nevado aumentará significativamente los problemas económicos de los estadounidenses este invierno. Un pequeño aparte de especulación de mi parte es que la naturaleza tiende a oscilar como un péndulo. Con un invierno tan suave el año pasado durante una tendencia de enfriamiento de las temperaturas, ¿es posible que el péndulo se esté devolviendo oscilando otro lado este invierno? Solo el tiempo lo dirá, pero en cualquier caso no esperan otro invierno como el anterior.

© 2013 Energy Tribune

Scroll to top